Páginas vistas en total

domingo, 16 de junio de 2013

Boda




Todo lo que puedo decir de mi boda es que, para mí, fue perfecta. Estuve rodeada de gente que adoro, de mi familia y mis amigos.
Hubo todo tipo de momentos, unos fueron divertidos, otros cargados de lágrimas de emoción y sobretodo románticos compartidos con, el ahora mismo, mi marido.
Aunque no lo parezca, los primeros protagonistas no fuimos nosotros, fueron nuestros sobrinos y mis primas. Estaban tan bonitos, tan emocionados, que disfrutaron tanto o más que nosotros. Una de las frases que refleja esto es de mi sobrina Claudia que dijo a su madre: "Mamá, yo no quiero que la boda de la tía dure un día, yo quiero que dure ochenta días" Jajajaja, en ese momento me la hubiera comido a besos!.
Los trajes y vestidos que llevaban estaban hechos por Paloma Enseñat, cien por cien recomendable.

















La ceremonia se celebró en la Parroquia de la Inmaculada Concepción, Soto del Real. Un pueblo de la sierra madrileña. Que pena que solo se oiga este pueblo por sinvergüenzas que van a la cárcel, porque es una localidad con mucho encanto, con una iglesia preciosa y con un ambiente alucinante.







El banquete fue en un pueblo llamado Navalafuente, en la finca La Quinta de Navalafuente, es un sitio muy especial, con unas vistas impresionantes. Si me tuviera que volver a casar, sin ninguna duda lo haría allí.







El catering lo dejamos en manos de Ingenio e Innova, son encantadores y la verdad es que tienen muchísima paciencia con personas como yo, que la verdad es que soy bastante histérica. Y por supuesto la comida y el servicio fueron excelentes.









Las joyas eran las de compromiso que regaló mi abuelo a mi yaya, de oro blanco, oro amarillo y diamantes, espectaculares!!!




Los zapatos son de Nuria Cobo. Un sábado me cogí el primer AVE de la mañana para Sevilla y me los compré, tuve la suerte de conocer a Nuria Cobo, una mujer ideal, súper fina y encantadora. Tiene unos zapatos maravillosos y muy cómodos, mereció la pena viajar hasta allí, fue una experiencia que compartí con dos amigas: Zaida y Ana. Pasamos un día precioso de raciones, tapas y de compras en Sevilla.





De las fotos se encargó la empresa Unicolor. No solo los elegimos por la amistad que nos une desde hace años con mi familia, sino porque saben adaptarse a las nuevas tendencias y captar muy bien lo que quiere la pareja además de ser unos auténticos profesionales. ¡Fue realmente divertida la sesión de fotos!





Mi ramo, el ramos de las damitas, los ramilletes del novio y padrino y toda la decoración floral de la iglesia y la finca lo hizo Patricia y su hermano, que pertenecen a Ingenio e Innova. Son muy profesionales, cuando las personas ponen cariño en su trabajo, se notan los resultados. 













¡Espero que os hayan gustado las fotos!



Los anillos fueron un regalo de un gran amigo que es orfebre y sabemos que los hizo con un cariño muy especial.

Un besito
Nono


1 comentario:

  1. Leer esta entrada es emocionarse y recordar cada momento de tu boda!!! Viví contigo ese día tan especial para vosotros y para todos los que tuvimos la suerte de compartirlo y cada instante fue precioso, emotivo y emocionante, al igual que tuve la suerte de acompañarte a por los mejores zapatos de novia (que podías tener)a Sevilla que fue un día muy, muy bonito!!! Un besito y cada día me gusta más tu blog. Ana

    ResponderEliminar